ORIENTACIONES GENERALES PARA LA CONTRATACIÓN DE PERSONAL CON CARGO AL CAPÍTULO VI

 

 

En la selección y contratación del personal que vaya a prestar servicios en las Administraciones Públicas deben regir los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad, así como el de publicidad. Al referirnos al “personal” lo hacemos en el sentido más amplio posible del término, esto es, sea cual sea el régimen jurídico y la duración que unirá al empleado con la Administración (Universidad en nuestro caso). Por ello, estos principios se aplican tanto si se selecciona a personal docente e investigador como a personal de administración y servicios; a personal funcionario como a personal laboral; a personal con duración indefinida como con duración temporal.

 

El personal que se contrate con cargo a convenios de colaboración, contratos con otras entidades o proyectos de investigación, cuyo coste se cargue al capítulo VI de los presupuestos de nuestra Universidad no es una excepción a estos principios.

 

A continuación, resaltamos algunos aspectos que consideramos de especial importancia para que la contratación del personal con cago al capítulo VI se realice de la forma más adecuada y ajustada a derecho.

 

 

*    Naturaleza y objeto del contrato. El contrato que como regla general resulta más apropiado para contratar a un trabajador con cargo a un convenio de colaboración, contrato con otra entidad o proyecto de investigación es el de obra o servicio determinado. La característica principal de este contrato es su “autonomía y sustantividad propias dentro de la empresa”. Por ello, el trabajador contratado debe limitarse a realizar las funciones y tareas específicas para las que ha sido contratado, sin que se confunda su trabajo con el que se desempeña normalmente en la unidad de adscripción. El correspondiente contrato de trabajo debe especificar con precisión y claridad el carácter de la contratación e identificar suficientemente la obra o servicio que constituya su objeto.

 

*    Duración y prórroga. Por definición el contrato por obra o servicio determinado finaliza cuando el la obra o servicio ha finalizado. Por eso es muy importante precisar con claridad el objeto del mismo en el contrato suscrito. No obstante, la financiación de los contratos con cargo al capítulo VI determina de modo fundamental la duración de los mismos, finalizando cuando deje de existir el crédito correspondiente para la contratación. Debido a este límite financiero se fija a priori en el contrato de trabajo la fecha de finalización del mismo. Se podrá prorrogar el contrato si existiera financiación al término del mismo y la obra o servicio para la que se contrató al trabajador no hubiera finalizado. Si cambia el objeto del contrato, esto es, si se pretende contratar al trabajador con cargo a otro convenio, contrato o proyecto de investigación, no se podrá prorrogar el mismo, siendo necesario poner en marcha una nueva convocatoria.

 

*    Determinación de la categoría. La categoría profesional a la que se adscribirá al trabajador vendrá determinada por las funciones que vaya a realizar el mismo, así como por los requisitos que se establezcan para su selección. Si el investigador responsable necesita que el trabajador seleccionado realice funciones de carácter básico y auxiliar, la categoría corresponderá a la de Técnico Auxiliar, siendo la titulación necesaria y suficiente para la contratación la de Graduado Escolar o equivalente, independientemente de la titulación personal que tenga el candidato que finalmente resulte seleccionado. Si, por el contrario, las tareas a realizar son de carácter técnico para cuya realización son necesarios conocimientos universitarios, la categoría corresponderá a la de Titulado Superior o Titulado de Grado Medio, según se requiera una titulación de Licenciado o Diplomado. En ningún caso la categoría vendrá determinada por la financiación disponible para la contratación.

 

*    Dedicación semanal. Si bien lo normal es que la contratación del personal con cargo a convenio, contratos o proyectos de investigación se realice a tiempo completo, existen determinadas circunstancias que pueden motivar que la dedicación semanal del contrato de trabajo sea menor que la normal en las Administraciones Públicas. Se podrá contratar, entonces, a un trabajador a tiempo parcial, ajustando el número de horas semanales de trabajo del mismo a las necesidades que el proyecto requiera o a la financiación existente para la contratación. Una vez determinada la dedicación del empleado, su jornada laboral semanal deberá ajustarse a lo establecido en el contrato de trabajo.

 

Armando Moreno Castro

Director de Personal